Diseño Web

Tres trucos para triunfar con el diseño de tu web

Por mucho tiempo has escuchado que el éxito de tu empresa o emprendimiento pasa por el diseño de tu web. Las razones de esta aseveración temeraria tienen varios matices, pero lo esencial está en la proyección online. La pregunta sería: ¿A cuántas personas quieres llegar? Si tu respuesta es: “A todas las que pueda”, queremos ofrecerte 3 claves para que tu página web sea espectacular.

Trucos para que el diseño de tu web sea exitoso

Ya sea que te encargues de la planificación y el concepto o lo dejes en manos de un diseñador web, la creación de tu sitio no debe tomarse a la ligera. No importa si se trata de un portal personal o comercial, lo fundamental es buscar que sea atractivo, optimizado y amigable.

 

  • Juega con los colores y la tipografía

 

En función de tu público objetivo o la imagen que quieres proyectar, los colores que escojas deben complementarse bien entre sí. Ahora se hace mucho énfasis en la degradación, el minimalismo y las imágenes duotono. Se trata de tener una paleta reducida pero que resulte llamativa.

Cada color tiene una o más representaciones anímicas, por lo que resulta ideal crear esa armonía visual y conceptual. Como ejemplo, puedes ampliar la siguiente lista:

  • Rojo: Urgente y llamativo
  • Amarillo: Alegre y divertido
  • Blanco: Fresco, simple y sencillo
  • Negro: Controlado, lujoso y potente
  • Verde: Natural, abundante y próspero
  • Azul: Saludable, calmado, fiable y honesto
  • Violeta: Ingenioso, creativo, íntegro y sincero

En cuanto a la tipografía, se ha convertido en otro recurso gráfico para generar mayor impacto en la presentación de tu diseño web. Puedes optar por letras grandes, con imágenes insertadas, vintage, personalizadas, futuristas y más. Lo primordial es que te identifiquen y sean legibles.

 

  • Prioriza el contenido

 

La premisa detrás de la información de calidad apela a crear mayor visualización, que tus lectores disfruten tu sitio web lo más posible y que Google te tome en cuenta. Más allá de la optimización SEO, tu relevancia también va estar determinada por la utilidad que aportes a los usuarios.

En este sentido, tus objetivos deben estar orientados a producir textos con cierta frecuencia, que estén actualizados y en especial con la menor cantidad de errores gramaticales. Aléjate del infame copy/paste, las informaciones falsas y concéntrate en producir material fresco y original.

Otro aspecto importante a la hora de crear contenido es una consecuencia del estilo que le otorgues al diseño general de tu página. Para captar la atención de tus seguidores o clientes potenciales, produce escritos fáciles de leer, con varios subtítulos, párrafos cortos y datos precisos.

 

  • La importancia de la navegación

 

Una clave que nunca puedes dejar de lado es la calidad de la interacción. Esto es válido tanto en offline como online. Tener un servidor ineficiente y no prestarle atención es una receta para el desastre. Piensa en el diseño responsive, todos los celulares y tabletas allá afuera.

Para que no alejes a tu público target, toma en cuenta estas simples recomendaciones:

  • El menú de navegación debe estar claramente definido. No te pongas a inventar categorías para parecer más “original”. Están de moda los diseños minimalistas en la parte superior, central o lateral.
  • Los niveles de profundidad deben estar limitados a 3 fases: categoría principal, subcategoría y la página donde va el producto.
  • También asociadas con la facilidad y ese factor atractivo, no descuides la incorporación de imágenes. Trata de que sean poco pesadas, sin derecho de autor, nítidas y consecuentes con tu diseño web general.

Como ves, el éxito está en tus manos. Sólo tienes que estar preparado para hacer lo necesario.