SOLICITA MÁS INFORMACIÓN
931 45 49 00

 

El blockchain puede suponer el fin de los trolls

wear-3080558_1920

Las marcas, sin importar el ámbito al que pertenezcan, tiene un enemigo común: el troll. Y no nos referimos a los personajes animados que son coloridos y cantan sin parar, estamos hablando de personas que se dedican a crear perfiles para atacar y desprestigiar a otros. Quizás algunos piensan que está bien hacerlo o sienten que tienen razones de peso para actuar de esa manera, otros, por el contrario, lo hacen por diversión. Si importar los motivos, lidiar con un troll puede convertirse en una pesadilla, pero hay una posibilidad de que llegue el fin de su reinado.

Uno de los principios básicos de un troll, además de escoger a su víctima, es poder hacer todas sus fechorías desde el anonimato, desde la protección que le dan un usuario creado con datos falsos, esto sin contar con cambios de servidores y de dirección IP para eliminar cualquier posibilidad de rastreo, después de aparecer en la escena.

 

La nueva forma de intercambiar activos, el blockchain, se perfila como la alternativa para terminar con los trolls, ya no tendrán cómo ocultarse en la web

El medio digital y su evolución

En la actualidad estamos viviendo un cambio en la hegemonía mundial y el mundo de la banca es uno de los que está mutando gracias al blockchain. ¿Te preguntarás qué tiene que ver esto con los trolls? Sigue leyendo y encontrarás la respuesta.

Por si el término no te resulta familiar, el blockchain nos da la oportunidad de transferir datos digitales de forma segura a través de un sistema sofisticado de codificación. Dentro de sus ventajas podemos contar que la transacción se hace sin un intermediario, todos los datos los verifican varios puntos independientes que registran y validan los datos, de existir mucha diferencia entre los resultados, no se podrá hacer efectivo el intercambio.

Con esta condición se cierra el radio de acción de los trolls ya que, al poseer tantos datos falsos, se les haría imposible poder llevar a cabo cualquier transacción de este tipo, quedando así fuera de la jugada. No solo por la información proporcionada, también por la centralización de los datos, cuando el blockchain sea aceptado a nivel mundial, usaremos solo una clave única para todo.

Detallando el proceso del blockchain

Seguro que te has quedado intrigado con el cambio global que supone este proceso y que, por la lógica del mismo sistema, los trolls empezarán a disminuir como por arte de magia. Vamos a ver el paso a paso del proceso, así podrás ver que pronto le dirás adiós a ese usuario tan odioso.

  1. Intercambio: Este es el primer paso, dos personas, puntos A y B, pautan hacer el canje de una o varias unidades de valor (criptomonedas o criptoactivos) y dan inicio a la transferencia.
  2. Bloque: Todas las transacciones son enviadas, en forma de “bloques” (unidades de información), a una red de ordenadores que forman parte del blockchain.
  3. Validación: Todos los ordenadores del paso anterior se encargan de verificar los datos usando cálculos matemáticos según una serie de reglas acordadas. En el momento en que todos los equipos llegan a un acuerdo, la operación habrá sido verificada.
  4. Hash: Dicha operación es contenida en un “hash” criptográfico y contiene referencias con los bloques previos que se han ejecutado, lo que imposibilita la opción de hackeo.
  5. Cumplimiento: Una vez verificada toda la información, la unidad de valor pasa del punto A al B.

Como lo has leído, el blockchain es una buena opción para eliminar a los trolls, mientras esa solución se convierte en realidad, debemos seguir muy pendiente de ellos, identificarlos y, lo más importante, no alimentarlos, pues es otorgarles poder y saber que cuentan con toda nuestra atención que, al fin y al cabo, es lo que quieren.

 

 

 

Facebook
Google+
Twitter
LinkedIn
Pinterest